LEY 14/2013, DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES

 

LEY 14/2013, DE 27 DE SEPTIEMBRE, DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES Y SU INTERNACIONALIZACION

 

0.      INTRODUCCION.-

El pasado 28 de septiembre se ha publicado, en el Boletín Oficial del Estado, la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, mediante la cual se introducen importantes medidas y cambios en materia fiscal, mercantil, laboral y financiera, encaminados a fomentar la cultura del emprendimiento, por medio del apoyo al emprendedor y la actividad económica favoreciendo su desarrollo, crecimiento e internacionalización.

La ley se estructura en seis títulos:

“Título Preliminar”: En él se establece el objeto, ámbito de aplicación y se define el concepto de emprendedor.

“Título I: De apoyo a la iniciativa emprendedora”: Este título recoge diversas medidas encaminadas incentivar la cultura emprendedora y facilitar el comienzo de actividades económicas.

“Título II: Apoyos fiscales y en materia de Seguridad Social a los emprendedores”: Contiene distintas medidas en materia fiscal y de Seguridad Social de apoyo al emprendedor. Entre las principales hay que destacar la creación, dentro de los regímenes especiales del Impuesto sobre el Valor Añadido, el régimen especial del criterio de caja.

“Título III: Apoyo a la financiación de los emprendedores”: Este título comprende diversas medidas para apoyar la financiación de los emprendedores.

“Título IV: Apoyo al crecimiento y desarrollo de los proyectos empresariales”: Dedicado a medidas para fomentar el crecimiento empresarial.

“Título V: Internacionalización de la economía española: Este título se divide en dos secciones, la primera para fomentar la internacionalización y la segunda trata sobre la movilidad internacional.

Entre las novedades más importantes introducidas por esta Ley cabe destacar:

 

1.      APOYO A LA INICIATIVA EMPRENDEDORA.-

Con el fin de facilitar la iniciativa emprendedora y agilizar la creación de empresa, en esa Ley se crean dos figuras nuevas, el Emprendedor de Responsabilidad Limitada y la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, cuyas características principales son:

 

A.- Emprendedor de Responsabilidad Limitada.-

Los emprendedores, personas físicas, podrán limitar su responsabilidad por las deudas contraídas en el ejercicio de su actividad empresarial o profesional, siempre que se cumplan los requisitos y en los términos que en esta Ley se establecen.

También podrá obtener que su responsabilidad y la acción del acreedor no alcance al bien no sujeto siempre que dicha no vinculación se publique en la forma que establece la ley, pudiéndose beneficiar de la limitación de responsabilidad la vivienda habitual del deudor siempre que su valor no sea superior a 300.000 euros, valorada de acuerdo con las normas establecidas para determinar la base imponible del I.T.P. y A.J.D., en el momento de la inscripción en el Registro Mercantil. No obstante si la vivienda se encuentra en una ciudad de más de 1.000.000 de habitantes, al valor anterior se le aplicará el coeficiente del 1,5.

La adquisición de la condición de emprendedor de responsabilidad limitada es libre, y se llevará a cabo mediante su inscripción en el Registro Mercantil, correspondiente a su domicilio. En el momento de su inscripción en el Registro Mercantil, se indicará el bien inmueble que pretenda que se beneficie de la limitación de responsabilidad.

El emprendedor inscrito deberá hacer constar, en toda su documentación, su condición de Empresario de Responsabilidad Limitada o mediante la inclusión a sus datos de identificación fiscal de las siglas “ERL”.

La limitación de la responsabilidad no afecta a las deudas de derecho público, ni a las contraídas con anterioridad a la inscripción del emprendedor en el  Registro Mercantil

Deberá inscribirse, en el Registro de la Propiedad correspondiente, la no sujeción de la vivienda habitual a las resultas del tráfico empresarial o profesional.

El emprendedor de responsabilidad limitada deberá formular y, en su caso, someter a auditoría las cuentas anuales, así como a depositarlas en el Registro Mercantil.

 

B.- La Sociedad Limitada de Formación Sucesiva.-

Se modifican los artículos 4, 5 y 23, y se añade el artículo 4 bis del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2010, con el fin de regular la nueva figura de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva.

Las sociedades limitadas de formación sucesiva, cuya característica principal está en que no tienen un capital mínimo, se rigen por la misma normativa que las sociedades de responsabilidad limitada, excepto las siguientes obligaciones:

      -  Deberán destinarse a la reserva legal, al menos, el 20% del beneficio del ejercicio sin límite de cuantía.

      -  No se podrán repartir dividendos hasta que el patrimonio neto alcance el capital mínimo requerido para las sociedades de responsabilidad limitada.

      -   En los ejercicios que no se alcance la cifra de capital mínimo, la suma de las retribuciones de los socios y administradores, por el desempeño de tales cargos, no podrá ser superior al 20% del patrimonio neto del correspondiente ejercicio. Esto no afecta a las retribuciones que puedan percibir como trabajadores por cuenta ajena de la sociedad o a la prestación de servicios profesionales concertados entre la sociedad y los socios y administradores.

Los socios y administradores responderán, solidariamente, del desembolso de la cifra del capital mínimo, establecido por la Ley, en el caso de que en la liquidación de la sociedad su patrimonio fuera insuficiente para atender el pago de sus obligaciones.

En la constitución de las sociedades limitadas de fundación sucesiva no es necesaria la justificación de las aportaciones dinerarias de los socios. En estas sociedades serán los socios los que responderán, frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales, de la realidad de dichas aportaciones.

Mientras la cifra del capital sea inferior al mínimo legal, los estatutos de la sociedad han de contener la sujeción de la sociedad al régimen de sociedades limitadas de fundación sucesiva.

 

2.      APOYOS FISCALES Y EN MATERIA DE SEGURIDAD SOCIAL A LOS EMPRENDEDORES.-

 

A.- Materia fiscal.-

Esta Ley contiene importantes novedades fiscales que afectan a los tres principales impuestos, Impuesto sobre el Valor Añadido, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

 

A.1. Impuesto sobre el Valor Añadido.-

Régimen especial del criterio de caja: Dentro de este Impuesto se crea y regula este nuevo régimen especial, que será aplicable a partir del próximo 1 de Enero de 2.014.

  • Requisitos subjetivos de aplicación:
    • Podrán aplicar este régimen los sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior sea inferior a los 2.000.000 de euros.
    • Se podrá aplicar este régimen en el año de inicio de la actividad. Si se ha iniciado la actividad en el año anterior, el volumen de operaciones deberá elevarse al año.
    • Para determinar el volumen de operaciones se incluirán aquéllas respecto de las cuales se hubiera producido el devengo del impuesto, sin aplicar el devengo del régimen especial de caja.
    • Se excluyen los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo, respecto de un mismo destinatario, durante el año natural superen la cuantía que reglamentariamente se determine.
  • Condiciones para la aplicación: Los sujetos pasivos podrán optar, por este régimen, según se establezca reglamentariamente. La opción se entenderá prorrogada salvo renuncia. Esta renuncia tendrá una validez mínima de tres años.
  • Requisitos objetivos de aplicación:
    • Este régimen especial podrá aplicarse por los sujetos pasivos a todas las operaciones que realicen en el territorio de aplicación del Impuesto, excepto que se trate de alguna de las siguientes:
      • Las acogidas al régimen simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
      • Las entregas exentas por exportaciones de bienes así como las asimiladas a las exportaciones.
      • Las entregas exentas relativas a las zonas francas, depósitos y regímenes aduaneros y fiscales.
      • Las entregas exentas de bienes destinados a otro Estado Miembro.
      • Las importaciones y operaciones asimiladas a las importaciones.
      • Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
      • Los supuestos de inversión del sujeto pasivo.
      • El autoconsumo de bienes y las operaciones asimiladas a las prestaciones de servicios.
  • Contenido del régimen especial del criterio de caja:
    • El impuesto se devengará en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos, o si éste no se ha producido, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.
    • La repercusión del Impuesto deberá efectuarse al tiempo de expedir y entregar la factura, pero se entenderá producida en el momento del devengo por el régimen del criterio de caja.
    • El derecho a la deducción de las cuotas soportadas nace en el momento del pago total o parcial del precio por los importes efectivamente satisfechos, o si éste no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se ha realizado la operación.
    • El derecho a la deducción, de las cuotas soportadas, solo podrá ejercitarse en la declaración-liquidación relativa al período de liquidación en que haya nacido el derecho a su deducción o en la de los sucesivos, siempre que no haya transcurrido el plazo de cuatro años, contados a partir del nacimiento del mencionado derecho, caducando el mismo de no ejercerse en dicho plazo.
  • Efectos de la renuncia o exclusión: cuando se produzca la renuncia o exclusión se mantendrán las normas reguladoras en el mismo respecto de las operaciones realizadas durante su vigencia.
  • Operaciones afectadas por el régimen especial del criterio de caja:
    • El derecho a la deducción de los sujetos pasivos no acogidos al régimen especial de criterio de caja, pero que sean destinatarios de las operaciones incluidos en el mismo, se producirá en el momento del pago total o parcial del precio de las mismas, por los importes efectivamente satisfechos o, si este no se ha producido, el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.
    • Cuando los sujetos pasivos no acogidos al régimen especial del criterio de caja modifiquen la base imponible, por insolvencia del deudor, en ese momento se producirá el nacimiento del derecho a deducir las cuotas soportadas por el sujeto pasivo deudor, acogido al régimen especial, por las cuotas pendientes de deducción en la fecha en que se realice la modificación de la base imponible.
  • Efectos del auto de declaración del concurso: cuando los sujetos pasivos acogidos al régimen especial, o bien los sujetos pasivos destinatarios de las operaciones de un sujeto acogido entren en concurso, en la fecha del auto de declaración de concurso se producirá:
    • El devengo de las cuotas repercutidas por el sujeto pasivo acogido al régimen especial que estuvieran pendientes de devengo a la fecha del auto.
    • El nacimiento del derecho a la deducción de la cuotas soportadas por el sujeto pasivo respecto de las operaciones en las que haya sido destinatario y a las que haya sido de aplicación el régimen especial que estuvieran pendientes de deducción y pago.
    • El nacimiento del derecho a la deducción de las cuotas soportadas, por el sujeto pasivo concursado acogido al régimen especial respecto de las operaciones que haya sido destinatario no acogidas a dicho régimen especial, que estuvieran pendientes de deducción y pago.

El concursado deberá declarar las cuotas devengadas y ejercer el derecho a la deducción de las cuotas soportadas en la declaración-liquidación que se prevea en la norma reglamentaria.

 

A.2. Impuesto sobre Sociedades.-

Deducción por inversión de beneficios: Esta deducción se aplica en los ejercicios iniciados en 2.013.

  • Podrán beneficiarse de esta deducción las empresas de reducida dimensión que inviertan, los beneficios o parte de ellos, en elementos nuevos de inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.
  • El porcentaje de la deducción es del 10% en general y el 5% para micro-pymes con mantenimiento de plantilla.
  • La inversión deberá realizarse en el plazo comprendido entre el inicio del período impositivo en que se obtienen los beneficios objeto de la inversión y los 2 años posteriores, salvo que se acuerde un plan especial aprobado por la Administración tributaria a propuesta del sujeto pasivo.
  • La base de la deducción será el resultado de multiplicar el importe de los beneficios obtenidos objeto de inversión en el ejercicio, sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades, por el siguiente coeficiente, con dos decimales:
    • Numerador: [beneficios del ejercicio, sin incluir el Impuesto sobre Sociedades] – [rentas o ingresos exentos, reducidos, bonificados, la corrección monetaria, o que se hayan beneficiado de la deducción por doble imposición (en la parte correspondiente)].
    • Denominador: beneficios del ejercicio, sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades.

En el caso de entidades que tributen bajo el régimen de consolidación fiscal, el coeficiente se aplicará a partir de los beneficios que resulten de la cuenta de pérdidas y ganancias teniendo en cuenta los ajustes que correspondan a todas las entidades del grupo fiscal, excepto que no formen parte de los beneficios anteriores. La inversión podrá realizarla cualquiera de las entidades del grupo.

  • La entidades que apliquen esta deducción dotarán una reserva por inversiones, indisponible, de la misma cuantía que la base de deducción y mantenerla el tiempo que deban permanecer los elementos patrimoniales adquiridos en la entidad. Si se trata de entidades que tributan por el régimen especial de consolidación fiscal, la entidad que realiza la inversión es la obligada a dotar la reserva, salvo que no le resulte posible, en cuyo caso deberá dotarla cualquier entidad del grupo.
  • Los elementos patrimoniales objeto de inversión deberán permanecer en funcionamiento en la sociedad durante 5 años, salvo pérdida justificada, o durante su vida útil si resulta inferior.
  • Esta deducción es incompatible con la libertad de amortización, la deducción por inversiones en Canarias y la reserva por inversiones en Canarias.
  • En la memoria de las cuentas anuales se harán constar las siguientes menciones, durante el plazo de mantenimiento de las inversiones:
    • Importe de los beneficios acogidos a la deducción y el ejercicio en que se obtuvieron;
    • La reserva indisponible que deba figurar dotada;
    • Identificación e importe de los elementos adquiridos;
    • La fecha o fechas en que los elementos han sido objeto de adquisición y afectación a la actividad económica.

 

Deducciones por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica: Esta deducción se aplica en los ejercicios iniciados en 2.013.

 

  • Las entidades que tributan a tipo general, al tipo del 35% ó al 25% como empresas de reducida dimensión, pueden optar por quedar excluidas del límite establecido para el conjunto de incentivos a la inversión (25%-50% en 2012-2013), respecto de las deducciones por I+D+i generadas en períodos impositivos iniciados en 2013, aplicándose, en ese caso, un descuento del 20% en los porcentajes de deducción. Es decir, en lugar de deducir el 30% ó 50% de los gastos e inversiones, (12% en innovación), la entidad solo podrá deducirse el 24%-40%, respectivamente (9,6% en innovación) y, además, si no tiene cuota suficiente para aplicar la deducción, podrá solicitar el abono a través de la declaración de este Impuesto, si bien transcurrido al menos un año desde la finalización del período impositivo en que se generó la deducción sin que la misma haya sido objeto de aplicación (y sin que dicho importe a devolver genere intereses de demora). El importe de la deducción aplicada o abonada en el caso de innovación tecnológica, no podrá superar el importe de 1.000.000 € anuales. Si se trata de actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica (I+D+i) no podrá superar, conjuntamente y por todos los conceptos, 3.000.000 € anuales. En el caso de grupos de sociedades este límite se aplica a todo el grupo mercantil.
  • Los requisitos que hay que cumplir si se aplica esta deducción son:
    • Que transcurra, al menos, un año desde la finalización del período impositivo en que se generó la deducción, sin que la misma haya sido objeto de aplicación.
    • Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita a actividades de I+D+i no se vea reducida desde el final del período impositivo en que se generó la deducción hasta la finalización de los 24 meses siguientes al término del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o abono.
    • Que se destine un importe equivalente a la deducción aplicada o abonada a gastos de I+D+i o a inversiones en elementos del inmovilizado material o activo intangible, exclusivamente afectos a actividades de I+D+i con exclusión de los inmuebles, en los 24 meses siguientes a la finalización del período impositivo en cuya declaración se realice la correspondiente aplicación o abono.
    • Que la entidad haya obtenido un informe motivado sobre la calificación de la actividad de I+D+i o un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones correspondientes al proyecto de I+D.
  • Una misma inversión no podrá dar lugar a la aplicación de más de una deducción en la misma entidad salvo disposición expresa, ni podrá dar lugar a la aplicación de una deducción en más de una entidad.

 

Reducción de rentas procedentes de determinados activos intangibles: Esta reducción es aplicable desde el día 29 de septiembre de 2.013.

  • Las rentas procedentes de la cesión de uso y explotación de determinados activos intangibles se integrarán en la base imponible en un 40% de su importe.
  • Los requisitos que se tienen que cumplir son.
    • Que la entidad cedente haya creado los activos, al menos, en un 25 por 100 de su coste.
    • Que el cesionario utilice los intangibles en el desarrollo de una actividad económica. Si el cedente y cesionario están vinculados, los resultados de esa utilización no se pueden materializar en la entrega de bienes o prestación de servicios por el cesionario que generen gastos fiscalmente deducibles en la entidad cedente.
    • Que el cesionario no resida en país de nula tributación o paraíso (salvo que esté situado en UE y se acrediten motivos económicos válidos).
    • Cuando la cesión incluya servicios accesorios, en el contrato deberá diferenciarse la contraprestación de los mismos.
    • La entidad cedente deberá disponer de los registros contables para determinar ingresos y gastos de la cesión.
  • También se podrán reducir en el mismo porcentaje las rentas derivadas de la transmisión de estos intangibles, siempre que la transmisión se realice entre entidades que no formen parte de un grupo según los criterios del artículo 42 del Código de Comercio.
  • Se entenderá por rentas la diferencia positiva entre los ingresos obtenidos por la cesión del activo y los gastos deducibles que son la amortización fiscal, la décima parte de los intangibles de vida útil indefinida (2% en 2013, 2014 y 2015 conforme a lo proyectado) y los gastos directamente imputables. Se considerará renta el 80% de los ingresos de los intangibles no reconocidos en el activo.
  • Si las operaciones se realizan entre entidades que tributan en consolidación fiscal, se deben de someter a las obligaciones de documentación previstas para las operaciones vinculadas.
  • No darán derecho a la reducción las rentas que provengan de la cesión del derecho de uso o de explotación, o de la transmisión de marcas, obras literarias, artísticas o científicas, de derechos personales susceptibles de cesión, como los derechos de imagen, programas informáticos, etc.
  • Se da seguridad jurídica a través de solicitudes de acuerdos previos de valoración de ingresos y gastos y rentas de la transmisión, así como acuerdos previos de calificación de los activos, y se suprime el límite a la reducción del séxtuplo del coste del intangible. A este procedimiento se le aplicará silencio administrativo negativo.

 

Deducción por creación de empleo para trabajadores con discapacidad: Esta deducción se aplica en los ejercicios iniciados en 2.013.

  • Será deducible de la cuota íntegra la cantidad de 9.000 € por cada persona/año de incremento del promedio de plantilla de trabajadores con discapacidad en un grado igual o superior al 33% e inferior al 65%, contratados por el sujeto pasivo, experimentado durante el período impositivo, respecto a la plantilla media de trabajadores de la misma naturaleza del período inmediato anterior.
  • La deducción será de 12.000 € cuando la discapacidad sea igual o superior al 65%.

 

A.3. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.-

Incentivos para inversiones en empresas de nueva o reciente creación:

  • Exención de las ganancias patrimoniales obtenidas como consecuencia de la transmisión de acciones o participaciones de entidades de nueva o reciente creación, siempre que el importe obtenido se reinvierta en acciones o participaciones de entidades que también sean de nueva o reciente creación. Cuando no se reinvierta la totalidad del precio de la venta, solo se aplicará la exención por la parte proporcional de la ganancia patrimonial obtenida a la cantidad reinvertida.
  • No podrá aplicarse dicha exención, por reinversión:
    • Cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos en el año anterior o posterior a la transmisión de las acciones o participaciones.
    • Cuando las acciones o participaciones se transmitan al círculo familiar o a una entidad respecto de la que se produzca, con el contribuyente o con cualquiera de las personas del círculo familiar, alguna de las circunstancias establecidas en el artículo 42 del Código de comercio.
  • Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación (incentivo a la entrada) del 20 por 100 sobre una base máxima de 50.000 € anuales, por la adquisición de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, pudiendo, además de la aportación de capital, aportar conocimientos empresariales o profesionales adecuados para el desarrollo de la entidad. No formarán parte de la base de deducción el importe de las acciones que se adquieran con el saldo de la cuenta ahorro-empresa ni las cantidades respecto de las que el contribuyente practique una deducción autonómica.
  • Los requisitos que deben reunir las entidades cuyas acciones o participaciones se adquieran son:
    • Revestir la forma jurídica de SA, SRL, SAL o SRLL y no cotizar en ningún mercado organizado.
    • Ejercer una actividad económica y contar con medios personales y materiales. No podrá tener como actividad la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.
    • El importe de la cifra de los fondos propios no podrá ser superior a 400.000 € en el inicio del período impositivo en el que el contribuyente adquiere las acciones o participaciones. Si la entidad forma grupo mercantil, los fondos propios se referirán al conjunto de entidades pertenecientes al grupo.
  • Las condiciones para aplicarse la deducción son:
    • Las acciones o participaciones deberán adquirirse en el momento de la constitución o mediante la ampliación de capital efectuada en los 3 años siguientes a la constitución, y permanecer en el patrimonio del adquirente por un plazo superior a 3 años e inferior a 12 años.
    • La participación directa o indirecta del contribuyente, junto con el cónyuge o familiares hasta el segundo grado incluido, no puede ser, durante ningún día de los años naturales de tenencia de la participación, superior al 40 por 100 del capital social o de sus derechos de voto.
    • Que no se trate de acciones o participaciones en una entidad a través de la cual se ejerza la misma actividad que se venía ejerciendo anteriormente bajo otra titularidad.

 

Deducciones en actividades económicas:

  • Las personas físicas que desarrollen una actividad empresarial o profesional podrán aplicar una deducción sobre los rendimientos netos de actividades económicas en el período impositivo en que los inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.
  • Los contribuyentes que determinen su rendimiento neto por el método de estimación objetiva solo aplicarán este incentivo cuando así se determine reglamentariamente.
  • La base, de la deducción, será la cuantía equivalente a la parte de la base liquidable general positiva del período impositivo que corresponda a los rendimientos invertidos, sin que en ningún caso la misma cuantía pueda entenderse invertida en más de un activo.
  • El porcentaje de deducción es, en general, del 10, y del 5 por 100 si el contribuyente ha aplicado la reducción por inicio de una actividad o la reducción por mantenimiento o creación de empleo. Asimismo, el porcentaje será del 5 por 100 cuando se trate de rentas obtenidas en Ceuta y Melilla, siempre que se hubiera aplicado la deducción por rentas obtenidas en dichas Ciudades.
  • El importe de la deducción no podrá exceder de la suma de la cuota íntegra estatal y autonómica del período impositivo en el que se obtuvieron los rendimientos netos.

 

B.- Materia de Seguridad Social.-

Cotizaciones de los trabajadores autónomos con pluriactividad:

  • Los trabajadores que causen alta en el R.E.T.A., y con ello inicien una situación de pluriactividad, podrán elegir como base de cotización:
    • El 50% de la base mínima de cotización establecida en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, durante los primeros 18 meses y
    • El 75% durante los siguientes 18 meses, hasta las bases máximas establecidas para este Régimen Especial.
  • Los porcentajes anteriores se elevan al 75% y 85%, respectivamente, en el caso de que la situación de pluriactivadad en que la actividad por cuenta ajena lo fuera a tiempo parcial con una jornada a partir del 50% de la correspondiente a la de un trabajador con jornada a tiempo completo comparable.

 

Reducciones a la Seguridad Social aplicables a los trabajadores por cuenta propia:

  • Podrán acogerse a esta reducción de la cuota, por contingencias comunes, los trabajadores por cuenta propia con 30 o más años de edad que causen alta inicial o que no hubieran estado dados de alta, en el R.E.T.A., en los últimos cinco años.
  • El período máximo de la deducción será de 18 meses, según la siguiente escala:
    • Reducción del 80% durante los 6 meses siguientes a la fecha del alta.
    • Reducción del 50% durante los 6 meses siguientes al período anterior.
    • Reducción del 30% durante los 6 meses siguientes al período anterior.
  • En el caso de trabajadores por cuenta propia con minusvalía igual o superior al 33% se beneficiarán durante el plazo de cinco años de la siguientes escala:
    • Reducción del 80% durante los 6 meses a la fecha de alta (12 meses si no ha estado dado de alta en los últimos 5 años).
    • Bonificación del 50% durante los 54 meses siguientes (4 años si no ha estado dado alta en los últimos 5 años).
  • Esta reducción no será aplicable a los trabajadores por cuenta propia que empleen trabajadores por cuenta ajena.

 

3.      NOVEDADES EN MATERIA CONTABLE Y DE AUDITORIA.-

 

  • Se modifican el artículo 257.1 de la Ley de Sociedades de Capital que queda redactado:

Podrán formular balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los 4.000.000 de euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los 8.000.000 de euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50.

Las sociedades perderán esta facultad si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, dos de las circunstancias a que se refiere el párrafo anterior.

  • Se modifica el artículo 263 de la Ley de Sociedades de Capital, referente ala auditoría de cuentas, que quedará redactado:.

Quedan exentas de realizar auditoría de cuentas las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a)  Que el total de las partidas del activo no supere los 2.850.000 euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los 5.700.000 euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50.

Las sociedades perderán esta facultad si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, dos de las circunstancias a que se refiere el párrafo anterior.

 

4.- NOVEDADES EN MATERIA CONCURSAL.-

 

El acuerdo extrajudicial de pagos:

Se modifican algunos artículos y se añade un nuevo Título X y Disposiciones Adicionales a la Ley Concursal, con el fin de regular esta nueva figura.

  • El procedimiento del acuerdo extrajudicial de pagos lo podrán iniciar los empresarios, personas físicas o jurídicas, que se encuentren en situación de insolvencia o prevean que no podrán cumplir regularmente con sus obligaciones, siempre que aportando el correspondiente balance, justifique que su pasivo no supera los cinco millones de euros.
  • En el caso de las personas jurídicas deberán cumplir las siguientes condiciones:
    • Encontrarse en situación de insolvencia.
    • En caso de ser declaradas en concurso, éste no debe revestir especial complejidad en los términos establecidos en el artículo 190 de la Ley Concursal.
    • Que dispongan de activos líquidos suficientes para satisfacer los gastos   acuerdo.
    • Que su patrimonio y sus ingresos previsibles permitan lograr con posibilidades de éxito un acuerdo de pago.
  • No podrán formular la solicitud del acuerdo extrajudicial de pagos:
    • Quienes hayan sido condenados, en sentencia firme, por delito por falsedad documental, contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social, los derechos de los trabajadores, el patrimonio y el orden socioeconómico.
    • No estar inscritos, con anterioridad, en el Registro Mercantil estando obligados a ello.
    • Quienes en los tres ejercicios anteriores no hubieran llevado su contabilidad, estando obligados a ello o en alguno de ellos no hubieran depositado las cuentas anuales.
    • Quienes en los tres ejercicios anteriores hubieran conseguido un acuerdo extrajudicial con los acreedores, hubieran obtenido una homologación judicial de acuerdo de refinanciación o hubieran sido declarados en concurso de acreedores.
  • Si se está negociando un acuerdo de refinanciación o si la solicitud de concurso hubiera sido admitida a trámite tampoco se podrá acceder al acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Otro supuesto en el que no se podrá iniciar el acuerdo extrajudicial de pagos se da cuando cualquiera de los acreedores, vinculados al acuerdo, hubiera sido declarado en concurso.
  • No podrán incluirse en el acuerdo extrajudicial de pagos los créditos de derecho público.
  • Los créditos con garantía real solo podrán incluirse si así lo deciden los acreedores que ostenten su titularidad, mediante comunicación.
  • El acuerdo extrajudicial de pagos se inicia solicitando el nombramiento de un mediador concursal mediante instancia suscrita por el deudor, en la que se hará constar, entre otros datos, una relación de acreedores con las cuantías y vencimientos de los respectivos créditos.
  • La solicitud, de mediador concursal, se hará:
    • Cuando el deudor se empresario o entidad inscribible la solicitud se dirigirá al Registrador Mercantil de su domicilio.
    • En los demás casos se solicitara al notario de su domicilio.
  • El deudor podrá continuar con su actividad empresarial, laboral o profesional, no pudiendo solicitar, entre otros, la concesión de préstamos o créditos.
  • Una vez publicada la apertura del expediente los acreedores no podrán iniciar ejecución alguna sobre el patrimonio del deudor, hasta un plazo máximo de tres meses, exceptuados los acreedores con garantía real, en cuyo caso el inicio o continuación dependerá de su decisión.
  • Con una antelación mínima de veinte días naturales a la fecha prevista para celebrar la reunión con los acreedores, el mediador concursal, con el consentimiento del deudor, remitirá a los acreedores un plan de pagos junto con un plan de viabilidad, en el que la espera o moratoria no podrá superar los tres años y en el que la quita o condonación no podrá superar el 25% del importe de los créditos.
  • Se considerará aceptado el plan de pagos, cuando al menos el 60% de los acreedores voten a favor del mismo.